03.09.18


Llegó hasta el cubículo casi sin aliento. La carrera había parecido eterna. Seguía acorralada, con las manos atadas a su destino. Se fijó en el techo cuando esperaba ver las nubes. Pero no estaban. Tampoco su infancia. Los restos de los aliens muertos seguían a su alrededor. La munición era cada vez más escasa. Cuando aquella avalancha entró por la puerta no supo de dónde sacar las fuerzas, pero sobrevivió.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *