03.10.018


Cuando los vio venir se paró en seco. El corazón volvió a latir como no podía recordar antes. Sus carcajadas llenaban la calle, es su forma de motivarse. Generar ese estado hasta no poder más. Cuando pasaron a su lado sin verla se quedó temblando durante muchos minutos. Allí quieta, parada pero con su mundo moviéndose como un terremoto arrollador.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *