05.10.18


A sus ojos la respuesta no le servía. Era de los agentes con más experiencia en aquella comisaría. Con la mirada sabía el porcentaje de verdad que contenían las palabras. Suso mandaba, y se percibía en sus silencios. Sabía cómo situarlos para que no le hiciese falta decir casi nada para poder dejar claro lo que quería. Actitud bien enfocada, con eso le bastaba. Interrogar robots era aburrido, al saberse un poco las programaciones previas ya sabías qué podía contestar. Cuando le dio la información que necesitaba los agentes ya estaban saliendo por la puerta de la comisaría. Eva está en peligro.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *