08.10.18


Se podría hacer una sinfonía a la limpieza en aquellos baños. Los aparatos hablaban, pero eso ya era costumbre. También los encuentros entre géneros, un símbolo de “aper-turismo” en estos nuevos tiempos. El sensor que detectaba si necesitabas lavarte las manos o no estaba estropeado, como siempre. La gente golpea las cosas en vez de cuidarlas, será que es lo que hacen con ellos mismos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *