11.02.18


Tenía las cicatrices abiertas y el paso firme. Aparentemente por lo menos. Había ido al bar a buscar sus recuerdos perdidos de la noche anterior. Le dijeron que no era cosa de ellos, hombres serios y bebiendo mientras charlaban de fútbol. Al salir le pareció que toda la calle era de césped. Comenzó a correr, tanto tanto que le desaparecieron los zapatos de tacón y hasta los propios pies. Llegó un momento en que ya ni le quedaba cabeza y los pájaros la confundieron con la brisa que les llevaba al sur. Ella era el Sur.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *