12.03.17


Termina una semana inolvidable. De estas que se te quedan como un eco en la cabeza y vuelven, porque algo se te queda jugando dentro, enredado. Momentos, risas, emociones. Matria tiene el sentido de un cariño con la realidad. Historias hay muchas, con alma no se si tantas. Por eso la belleza es formar parte de encuentros en lo que se busca eso, la verdad de la vida. Y gente dispuesta a asumir ese riesgo. Leí en un libro hace poco que la simpatía no es para los débiles de voluntad. Fuimos un equipo en el que esto estaba presente, esa valentía. Para hacer cosas buenas hace falta buena gente. Parece evidente esto pero no es tan así. Creo. Hoy tengo resaca y hasta estoy orgulloso de ella, ni me pesa. No sólo la resaca del alcohol de ayer claro. Siempre tengo la sensación de que un rodaje es como un campamento, vives muchas cosas muy intensas que se acaban demasiado rápido, pero se quedan como un tatuaje que no hace falta ni mostrar. Está. Se me va a hacer un poco raro no llevar las llaves de la furgo estes días.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *