16.05.17


Sabía que todo aquello se le vendría encima. Toda la verdad del cine, como una enciclopedia que intenta alisar algún folio importante que pasó por manos inestables. Estaba leyendo un guión en el baño de minusválidos, porque así tenía más espacio para ensayar su casting. No se sentía mal, era una pequeña maldad sin importancia, si entraba alguien se iría y ya está, no pasaba nada. Sonaba la música de la banda sonora de los miserables. La película estaba delante de el pero no era capaz de verlo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *