18.02.19


Deslumbrado por el exceso de gente, C32W tenía ganas de llorar, pero no sabía. Después del discurso del alcalde buscaba su casa, pero el programa de su interior no le dejaba acercarse ya. Tenían un nuevo instrumento para las prácticas domésticas. Un nuevo él. Ahora el nosotros pasó a ser ellos. Y la calle ya no era la misma.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *