19.02.19


Lo que sonaban eran los vídeos antes de morir. Las despedidas por la desesperación. Esos momentos de locura antes de dejar el frenetismo del aquí. Todos tenían algo en común: el poco valor que se daban al no sentirse parte de lo que se denomina sociedad actual.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *