24.10.17


Las manos en el periódico, la sonrisa guardada debajo del mantel. Las ganas de levantarse a por una cerveza debajo de la mesa. Y el mirar de un emoticono aleatoriamente atractivo. El porvenir de un mono de feria. Las enumeraciones malditamente divertidas. Un sonrojarse azul. Las melenas al viento de un perro que no fue a la peluquería. Los mártires dormidos que se bañan en pelotas. Una Semana Santa en el Día del Orgullo Gay. Un cantar debajo del agua. Montañas que explotan a taladrazos. Un alma en pena que perdió los colores del calcetín. Mi madre que de desmadra. Las niñas juegan en un jardín que nadie bautizó. Un tobogán lleno de primaveras. Estrellarse contra la opinión individualizada. Amar la masa aun más que a las empanadas echas por el abuelo cascarrabias.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *