24.08.17


Estaban un poco alterados ese día. Aquello era como un precipicio de ilusiones, contradictorias. Llevaban demasiado tiempo sonriendo. Todo se desgasta. Las luces de los indicadores del pasillo eran tenues, difusas. Un mecanismo de SOS continuo. Lápidas en brillantes respuestas de luz. Todo se transforma. En los baños, la nueva cocaína de diseño, legalizada, se movía para aguantar el día intenso y volar. Se hablaba de una nueva y divertida investigación. Una adolescente jugaba a ser rebelde. Y no duraría mucho, seguro que se cansa rápido. La encontraremos pronto y ya está, total, no tiene ninguna relevancia. 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *