26.08.17


Hay películas que pasan desapercibidas. Quizás porque no “impresionan”, o el gran público no encuentra nada en ellas que les sirva para calmar sus ansias de fantasía. Cada vez me gustan más las historias bien contadas, y punto. Tampoco hace falta mucho más. Elegir unas buenas herramientas y aplicarlas bien, como seguir una receta de cocina de toda la vida, no te compliques. Me parece que con La seducción pasa esto, los elementos cinematográficos están muy bien trazados, cada uno de ellos. Todo en función de una historia que debe quedar clara, transparente. Para que cada espectador coja lo que quiera de ella. La interpretación de Colin Farrel es genial, medida y intensa, con cada momento muy claro y sin cosas raras. Se nota que está todo muy claro. A Sofia Coppola le gusta hacer historias sin llamar mucho la atención, fijarse en lo que más le interesa y no irse más allá. Admiro esto, no tiene voluntad de hacerse notar. Cada vez hay más historias que cuentan el lado de las mujeres, y falta que hace. Es cada vez más necesario y lógico que esto sea así.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *