27.12.17


Le echó perfume a la sala de estar. Por recordar los puntos suspensivos. La mesa estaba llena de colillas y las manos casi sin uñas. Allí se bebía el pasado. Se transformaba el vino en sudor. La madera tenía un abecedario de risas y marcas de saliba. Se abrió la puerta. De par en par, como en una película de western. Y no había nadie. El viento, pero por la escalera no se movía nada, y además era un día seco de verano. Pegajoso. Cuando se cambió de ropa lo entendió, la puerta lo se había abierto. Era simplemente lo mucho que la echaba de menos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *